Month: Iraila 2014

PRESO GAIXO BATEN ESKAERA

Matxinadan parte hartu zuelakoan gatibu zeukaten Matheo Caballero azkoitiarrak eskaera hau helarazi zion epaileari Azpeitiko kartzelatik:

“digo con todo respeto a V.M. que me hallo en esta prisón gravamente (…)  descompuesto y en peligro de que esta aumente a menos que se de la libertad de esta prisión o se me renueva y para que así le ejecute al menos bajo de fianza carcelera suplico a V.M. manden el médico  que me asiste certifique del modo en que me hallo y en su visita providencial la emoción de dicha carcelaria a la Villa de Azcoitia donde es mi habitación bajo de dicha fianza que estoy pronto a darla.

Así espero

Matheo Caballero”

Tribunalak Caballeroren eskaera aintzat hartzea ebatzi zuen, eta baimena eman medikuak bisita zezan.

“Certifico, yo Manuel Antonio del Val y Medina, que Matheo Caballero, habitante de la villa de Azcoytia, y enfermo en la Cárcel de dicha villa de Azpeytia, en donde le he visitado diversas veces, se halla padeciendo de fiebre continua de prosapia maligna, ocasionada de los hálitos fétidos que ha respirado, y que corre mucho peligro su salud a no removerle, para evitar la continuación de lo que ha sido causa de su adolecer. Así siendo, juro y firmo como médico titular de esta villa de Azpeytia a cinco de mayo de mil setecientos sesenta y seis”.

Egun berean eman zitzaion Matheo Caballerori fidantzapean etxeratzeko baimena, sendatu orduko berriz ere kartzelara itzultzeko kondizioa jarrita.

AGUSTIN DE ITURZAETA, MERIO AZKOITIAN

“Al mediodía hallándose el deponente trabajando en la Casa Concejil de dicha villa vio que en la plaza de ella había bulla y gritería, y que estaban en ella dos jumentos cargados de granos, y le fue ordenado por el señor vicario de dicha villa llevase dichos jumentos a la casa de Leturiondo, lo que ejecutó  ayudado con Juan de Azpiazu, su compañero Alguacil.

Que la noche de dicho día y a cosa de las nueve horas batieron la puerta de dicha casa con una piedra como de tres arrobas, y a vista de insistían las gentes que concurrieron a fin de que se abriese dicha puerta bajó dicho Azpiazu, y en efecto la abrió, y se introdujeron en dicha Casa, y entonces los conoció a Ignacio de Basterrechea, hijo de Sancaluce; Manuel de Irigoyen; Thomas de Bastida, al parecer del deponente de oficio carpintero, que vive en el barrio de Loyola, los cuales habiendo subido arriba echaron mano de las armas que existían en la Casa Concejil, y antes de salir de ella con buen modo los detuvieron Don Ignacio de Furundarena y don Xavier de Urvieta, presbíteros, y el deponente por haber salido los susos desde otra casa, quedó en ella y no vio otra cosa”

matxinoa orixeren begietan

AZKENEKO OLA-GIZONA

 

        «Tiriki-tauki-tauki,

        mailluaren otsa…

        Gaur gora nai nukela

        nik Gabi-arotza,

        bai burni-arotza,

        mailluaren otsa.

 

        Tiriki-tauki-tauki…

        Olaren durunda

        gure ibar-zelaietan

        noiztandik entzun da?

        Noztandik entzun da

        Olaren durunda?

 

                  * * *

 

        Leenen maillukaria,

        omen Tubalkain;

        leenengo Ola-gizona,

        antziñako Matxin.

 

        Orduan mundikan-nai

        mendiak meatza;

        mendiak meatza, ta

        basoak ikatza.

 

        Basoak ikatza, ta

        beso-zaiñak gatza,

        kintaleko maillua

        “matxin” batek dantza.

 

        Beti —tiriki-tauki—

        eztarrian kanta,

        ardoz ondo bustita,

        etzedin narranta.

 

        Dantza-sokarik bazan,

        an Gabi-arotza;

        tobera-jotzen, berriz,

        ez bait-zan arrotza…

 

        …gaberdian gaberdi,

        eztairikan bazan,

        gure Ola-gizona

        antxen izango zan.

 

        Erriko pesta-zurri

        zezenikan aal-zan?

        eskuan kapa gorri,

        buruz beera plazan.

 

        Onean jostaillu, ta

        leertzean eztanda…

        obeto adituko

        bi bertsoz esanda.

 

        “Esku” itzetikan bezain

        zuzen eskukada,

        “Matxin” itzetik datoar

        zuzen “matxinada”.

 

        “Matxinoak” Azpeitin

        Jesus-zigortzaile,

        aurpegia beltz-gorri

        beti ikus bat-zaie.

 

        Azpeiti dala Azpeiti,

        Riojan San Millan…

        an bai, euskal-amaren,

        burni-barrak pillan!

 

        Baiñan, besterik beste,

        Matxinoen poza

        beti, tiriki-tauki,

        mailluaren otsa.


(Orixe, Euskaldunak, 1950)

INTERBENTZIONISMOA ETA PROTEKZIONISMOA

El siglo XVIII fué de grandes transformaciones en el campo de las ideas políticas y económicas.

Anteriormente, la política económica y de abasto, trasladada ahora al Estado, era primariamente función de los municipios, y de la provincia como federación o hermandad de villas. Siguiendo el sistema de intervencionismo y protección local, cuidaba de las pesas y medidas, tasaba las mercancias, fomentaba la producción local, velaba porque el mercado estuviera abastecido, prohibiendo las extracciones mientras no se aseguraba el consumo local, y restringía los intermediarios en el comercio. El fin primordial perseguido era asegurar el abastecimiento y conseguir la mayor baratura de precios mediante las trabas legales. Las Juntas Generales de la provincia tendían a moderar los excesos de este proteccionismo local, aplicando una política basada en el interés provincial. El país, por libertad establecida en el Fuero, gozaba de la exención de Aduanas, y de facilidades de comercio con el extranjero, y unido a lo anterior alcanzó la fama de país barato que gozó en los siglos XVI y XVII.

Pero en la época que estudiamos empezaban a correr por Europa los principios de libertad predicada por los teóricos individualistas predecesores de la Revolución Francesa, que tomando por base la doctrina de los derechos naturales, proclamaban el principio de que el individuo debía ejercer su actividad económica con la menor ingerencia posible del Estado y organismos públicos. La escuela fisiocrática mantenedora de esta tendencia sostenía que el bienestar privado y de la comunidad depende del libre juego del propio interés individual, exento de toda traba impuesta por el comercio y la industria. Y así como en el periodo anterior el mercantilismo había producido la protección legal de la industria y el comercio, vino por reacción el interes por la agricultura como base de producción, defendiendo la desaparición de trabas.

(Ildefonso Gurrutxaga, “La machinada del año 1766 en Azpeitia”, Yakintza 5, 1933)

JUAN LORENZO DE OSTOLAZA, AZKOITIKOA

“Dijo que María Magdalena de Ostolaza su hermana, a últimos del mes de Abril próximo dijo al deponente que por carnestolendas de este año oyó a Manuel de Irigoyen, alias Chaldaco el mayor, que había de haber Machinada en dicha villa de Azcoitia, y refina de medidas y otras cosas, porque no se hacía caso por los Caballeros de ella. Que la mañana del día lunes catorce de dicho mes de Abril, y a cosa de las once horas, el deponente vió que alguna gente juntada se dirigió hacia la ermita de San Sebastián de dicha villa, y con el motivo de ser actual Regidor de ella, deseoso de informarse de lo que ocurría, pasó al paraje y los halló en el a Francisco de Oronoz, alias Garagorri, y a Juan Ignacio de Beterbide, herrero, y a este último con escopeta en las manos, y a buen rato acudió también Ignacio Jacinto de Oronoz, hijo de dicho Francisco, y díchole a este que es lo que traían le respondió que toda la mañana anduvo no pudiendo aquietar y sosegar aquella gente, que sin duda eran dicho Bereterbide, Matheo de Garate y Antonio de Irigoyen, que vinieron con unos jumentos cargados de granos, que habiéndolos alcanzado yendo para Elgoibar, cerca de la herrería de Egurbide los hicieron retroceder”

“(A eso de las ocho de la tarde del día catorce)… y después que llamaron a rebato salió el deponente de dicha casa y se dirigió hacia las puertas de la Iglesia de dicha villa donde vió un tropel de gente como de cien personas que a buen rato se aumento y conoció entre ellas inicialmente a Ignacio de Basterrechea, hijo de Sancaluce, que sobresalía en voces y gritería, y observó que juntada la gente, y viniendo para esta vila tres o cuatro personas, y entre ellas conoció al hijo de Chagure menor en cuerpo, vecino de esta villa, que forzaban la puerta de la calle de la casa del Señor Alcalde Josseph de Olano, y el deponente les reprendió por el hecho, y les dijo que aquella era la puerta de la casa del Señor Alcalde, y que dejando la empresa siguiesen a la siguiente, y lo hicieron así. Que el día siguiente martes, a resultas la Capitular del antecendente ejecutada con la Justicia sobre dicha villa, vió en ella cómo se recogieron varias medidas y fueron (según oyó decir) pedazadas, y en esta faena anduvieron Antonio de Irigoyen, Juan Ignacio de Bereterbide y otros que al presente no recuerda. Que a breves días Juan Baptista de Urreta, vecino de dicha villa y preso le hizo cargo al deponente porque se daba a la azumbre de vino el precio de veinte y cuatro cuartos, habiendo quitado el cuarto de sisa que se exigía para la casa de la misericordia, y no pudo el deponente dar razón de otra cosa”

Kindelandarrak, matxinoak eta beste piztia batzuk

      “Poco antes de esta inspección el regimiento de Irlanda y su Coronel, Vicente Kindelan, tuvieron un papel destacado en la pacificación de una insurrección acaecida en varios pueblos de Guipúzcoa y que amenazaba con extenderse a San Sebastián. Como veremos más adelante, estos sucesos aparecen relatados por primera vez en su hoja de servicios de 1772, en la que se dice que Vicente Kindelan había sido empleado por el Capitan General de Guipúzcoa el Conde de Flegnies quien dispuso saliese de la plaza de San Sebastián en el año de 1766 con el mando de 6 piquetes de tropa del mismo Regimiento de Irlanda y 900 Paisanos armados para contener  la plebe que con sediciosos, tumultos cometieron excesos contra la Justicia, Nobleza y Clero habiendo estado 11 meses empleado en esta comision hasta que toda la provincia quedó quieta y apaciguada. En esa época el regimiento de Irlanda se encontraba en Pamplona de donde fue llamado por el Conde de Flegnies.
     He podido comprobar la veracidad de este episodio en una curiosa historia de San Sebastián escrita por Joaquín Antonio del Camino y Orella (1754-1819), presbítero y rector de la Universidad de Oñate, cuya primera edición data de 1870 aunque ha sido reeditado varias veces. En él se relatan los acontecimientos que dieron lugar a esa insurrección y el papel destacado que tuvo Vicente Kindelan y su regimiento en la pacificación de la provincia. Voy a reproducir aquí parte del relato de los acontecimientos protagonizados por esos precursores de Euskal Herritarrok que ya por entonces, mucho antes del nacimiento del nacionalismo vasco e incluso del carlismo, parece que ya habían inventado la kale borroka y ya contaban con una posición ambigua de la iglesia vasca. Los hechos se producen cuando acababa de morir Fernando VI y Carlos III había sido proclamado Rey”.
(Manuel Kindelan Segura, Vicente Kindenlan Lutrell, http://www.reunionkindelan.16mb.com/…/Vicente%20Kindelan, 2013)

Joaquin de Garate, Azkoitikoa

“Dijo que el día catorce de Abril último, volviendo el deponente de la Casa Torre de Basterrica, situada fuera de la calle de dicha villa de Azcoitia, y junto al Molino nombrado Basterrica, inmediato a dicha casa les encontró a Matheo de Garate, un oficial de Francisco de Oronoz llamado por apodo Ataun, y Antonio de Irigoyen, los cuales le dijeron que les siguiese, añadiendo dicho Ataun que ejecutaría en defecto con el la primera muerte. Sin hacer caso de sus amenazas tiró el deponente para su casa de donde salió a la de dicho Eugenio de Garate, su primo, y al pasar por ella desde los arcos de la Casa Concejil, Juan Ignacio de Beretarvide, vecino de dicha villa le gritó diciendo: “a cuchillo, a cuchillo, acá, acá”, a lo que respondió el deponente le dejare en paz y que en defecto con una piedra le quitaría los dientes”

(Joaquin de Garateren deklarazioa epailearen aurrean 1766ko maiatzaren 3an)

Josseph de Alberdi, Txoria gaitzizenez, zapataria, Azkoitikoa

“Dijo que el día lunes catorce de Abril último por la mañana (no se acuerda a que hora) llegó a la tienda donde trabajaba el deponente Jossepha de Urquina, mujer legítima de Matheo de Garate, y le dijo a Josseph de Azpiazu, criado del deponente, fuese a casa de Antonio de Irigoyen y le preguntase si habían pasado o no los jumentos, y habiendo ido volvió diciendo que dicho Irigoyen no se hallaba en casa”

(Deklarazio bertsua egingo du epailearen aurrean honen emazte Theresa de Artechek)

Maria Jossepha de Otegui, Azkoitikoa

“Dijo que el Domingo trece de abril último al anochecer observó que en la habitación de Manuel de Irigoyen había algunas personas en conversación, pero no sabe quienes fueron porque no las vió. Que el inmediato día lunes estando comiendo la deponente con dicho su marido se introdujo en la cocina de la casa  un hombre llamado por apodo Ataun, y desafiándole a dicho su marido de sacudirle con una estaca que traía en sus manos le sacó de casa y le llevó a la plaza, y aunque hubo en ella griterío y bulla así en dicho día como en el inmediato no puede dar razón de lo que entonces ocurrió”

(1766ko maiatzaren 3an epailearen aurrean esandakoa)

Gabriel Aresti Peñafloridaren etxean

https://i0.wp.com/www.euskomedia.org/ImgsAuna/46022902.jpg

(Argazkia: Joxu Arroitajauregi)

1962ko apirilaren 15ean antzeztu zen Azkoitiko Intsausti jauregian Peñafloridako kondearen El borracho burlado opera komikoa. Oso litekeena da Aresti bertan izatea eta ikuskizunak eraginda idaztea “Intxaustin” poema.

INTXAUSTIN

Gela honetan

eman zuten

lehenez

“Hordi enganatua”

Gela honetan

entzuten dut

euskal musika

zaharra.

Gela honetatik

ikusten dut

Euskal Herria

(haurrak dostatzen)

(andreak josten)

leiho honetatik.

Hala eta

guztiz ere

leihotik

ikusten dudan

herriarekin

egiten naiz

geratu

(Harrizko Herri Hau, Lur, 1971)