Month: urria 2014

MATXINADAREN LEHEN NOTAK AZPEITIAN, FRANCISCO DE EMPARAN (3)

“Que al anochecer algunos de los sublevados hicieron salir por las calles con tambor batiente al hijo del musico juglar de esta villa [de Azpeitia] a juntar más y más gente con este llamamiento qeu podrá expresarlos el mismo chico. Que observó el deponente a cosa de las ocho de la noche desde la ventana de su casa a donde se retiró cerrando las puertas por guardarse de que le hiciesen mal y cuidar de los muchos pleitos y papeles que tiene de toda la Provincia y del archivo de las Reales Órdenes del tribunal que no se podían componer con el Alcalde y Caballeros en sus pretensiones los tumultuosos y decían: “¡Vámos, vámos a Azcoitia a traer la gente de allí!, y que en efecto fueron con dicho tambor a la dicha villa de Azcoitia. Que desde que estos fueron para allá no cesaron otros tumultuosos que quedaron en esta hasta las cinco dadas de la mañana siguiente de repicar de rato a rato las campanas de las torres de la parroquia y del reloj de la plaza, gritando por la calle y plaza varios; unos, que diesen fuego; otros, que tocasen las campanas, y a este tenor cada uno lo que se les antojaba. Que a cosa de las ocho de las ocho y media de la misma noche del día citado catorce de abril, a llamamiento del Señor Corregidor se juntaron en su casa varios Escribanos y Procuradores del Tribunal, y entre ellos el deponente, el Alcalde de los presos y su hijo, y estuvieron haciendo compañía a dicho Señor y su familia, y persuadidos todos de que con el Señor Corregidor y Ministros del Tribunal, que no se mezclan en el gobierno del pueblo ni granos que no tienen, ni aún para sí, no tenían que la de los sublevados, ni decían nada de ellos, se marcharon con beneficio de dicho Señor Corregidor los Escribanos y Procuradores a sus casas a cosa de las diez de la noche”

IGNACIO DE LARRAÑAGA, AZKOITIKO SAKRISTAUA

“dijo que la noche del día lunes catorce del mes pasado, a cosa de las nueve, batieron varias personas que en tropel llegaron a la puerta y ventanas de la casa de habitación del deponente, y asomándose a la ventana de su cuarto les preguntó que querían, y los tumultuados, entre quienes solo conoció a Ignacio de Basterreche, alias Sancaluce, habitante del barrio de Loyola, y a Joaquin de Sarove, inquilino de las casería de Arechavaleta en Azcoitia, mandaron al deponente tocase a rebato o fuego, amenazándole de muerte en defecto, y temeroso de sus amenzas, lo ejecutó. Que aunque al día siguiente repicó las campanas fue por haber empezado las de la Ermita de San Martín… y que sacaron de algunas casas y tabernas varios pellejos de vino, y los bebieron, dando de paso muchas voces y levantando el grito por las calles”

MATXINOEN JOMUGAK, NEURRIAK ETA BESTE

“Cuenta el doctor Camino que el número de los sediciosos era dos
mil, obligando a un caballero principal y tres sacerdotes a que les prece-
diesen con hachas encendidas y una bandera, que llevaba uno de los
dichos sacerdotes. Saquearon la alhóndiga, entraron en unas panaderías y
tabernas y pasaron la noche comiendo y bebiendo. Fueron inútiles los
ruegos y amonestaciones de personas, las más caracterizadas y calificadas
en el sacerdocio, entre ellos el cura de la parroquia D. Ignacio de Ansó-
tegui, que trataban de apaciguar los ánimos. Entraron en algunas casas
principales subiendo por los balcones, rompiendo y apedreando ventanas
y cristales, amenazando e insultando a los caballeros, y repicaron las
campanas durante la noche. Uno de los personajes más odiados era
D. Antonio de Gorostizu, Primiciero de Azpeitia, por sus extorsiones al
recaudar las primicias parroquiales, y que guardaba los trigos y maizes
de estas cobranzas, resistiéndose a vender. Le sacaron de la cama en
camisa paseándole por las calles, y le dispararon un tiro de escopeta, pero
salió ileso por no prender la chispa. Los amotinados sacaron de las casas
de particulares y tiendas las medidas de granos que pudieron haber, y amontonadas
en la plaza las quebraron a palos, pues había en la villa dos medidas,
una grande para recibir los granos y otra menor para venderlos, por no
aplicarse exactamente las medidas decretadas por el Consejo de Castilla
sobre empadronamiento de medidas, irritándose el pueblo con esta diferencia.”
(Ildefonso Gurrutxaga, “La machinada del año 1766 en Azpeitia”, Yakintza 5, 1933)

APIRILAREN 14a NARROSKO MARKESAREN ARABERA (3)

“Continuaron el camino hasta dicha casa de Isidro, donde fueron recibidos con mucha algarabía, especialmente dicho Hurtado, a quien le hicieron varias veces memoria de su abuelo, que a la ultima Machinada del año de setecientos diez y ocho se habia visto a la cabeza de los machinos de Azcoitia, haciendo paces entre todos, y después de varias conversaciones que hablaron tocantes a gobierno que no hace memoria, determinaron los tumultuados enviar propio a esta Villa [de Azpeitia] con la noticia de que estaban ya satisfechos y que habían logrado lo que deseaban, y con tanto se retiró el deponente a su casa muy poco satisfecho del sosiego aparente de los tumultuados. Al anochecer de dicho lunes pasaron a esta villa varias personas que no las conoce, y le dijeron ser canteros de Loyola, voceando “¡fuego, fuego, abrasa!”, a cuyos gritos bajó el deponete a la puerta de sus casa y reparó que en la iglesia había un tropel de gente con mucha gritería y que aporreaban la puerta del sacristán de las parroquia empeñados en que se habían de hacer repicar las campanas como en efecto lograron, y viendo el deponente mal parado el cuento, y que aquel exponerse sería debalde a aquellas horas, fue a buscar gente a casa del Conde de Peñaflorida, donde sabía estaba dicho Areizaga, y en ella se mantuvieron hasta que volvieron de esta Villa en forma de procesión dichos tumultuados, y se retiro entonces a dormir un poco”

HANDIKIEN ESKUZABALTASUNA, NARROSKO MARKESA (2)

“Estando en ella [la casa del deponente], después de refrescar le avisaron que en la misma casa de Isidro de Arana aún duraba la bulla, para donde salió en compañía de dicho Padre Rector y don Josseph Joaquín Hurtado de Mendoza, y a medio camino reparó obvio que venía hacia el deponente Brigida Arteaga, y que gritaba: “!Señor Marqués, Señor Marqués! He estado en su casa de VM por trigo y no me lan han querido dar amenos de treinta y ocho, parece que van a VMs a engañar a la gente, es preciso que se de a treinta la fanega“, y le respondió que estaba muy bien y que aunque quisiese debalde se la daría, y que el motivo de no haberlo hecho era que no se había publicado la baja”

ANONIMOA

ANONIMOA BAT.pdf (PROTEGIDO)

+

Obetuago adizera emateco escrivicen det eusqueraz.

Azpeitiaco Jaunguciac adizazuteau ondo bana eguin bizate onec diona Bestela Galduac guera eta Billazendituzten Caballero ero Jaunac ere bi falta dira cergatic chit contrarioa zan Jendiaren ilemendituzte guizonac ero Machino oriec eta neuere larri egonaiz Docenabat guizonec artunaute erdian erabilinaute Joca estocaraca azquenian navaxarequin Belarriaere iaquenduziraten dituranac ere agertu tanavaga batez Puscabat quenduziraten eta oraindic ere ecin picha ero chisa eguin derala nago Mericoac curacen diratela eta esa ciraten emendican dozenabaterterdi egun bano lenago pasatucozala beste pestari Azpeitian eta Ciudade oneta Jendiau murazen ezbazan edo gauza onec onela biarbadeu onela esan cirate eta emen dabilza asco chit berriac xaquiten ceindiran contrarioac orainda Bulucio eme chitagiz irumilla guizon omen daude Plantaturic eta Azpeitiraco ere milla eta berreun omendaude eta dabilza esquian balebilza bezela berriac Jaquiten baita orere biralduneba mutilbat or etezan bulucioric eta cion mutilla edo pagueac aec Jocituen bi anche cebillela berriac Jaquiten Jaunac arren garie eta artua mercatu biardituzte a 24 oguia faneguia eta artua a 16 r. faneguia yagur Jauna ezditut esanai guciac paratodos los señores de Azpeitia a 9 de Abril de 1766 Azpeitia San Sebastian

PS: Anonimo hau da, epaiketako deklarazioen arabera, Vicuñaneko etxean idazkarigai zebilen Urrestillako mutilak idatzi zuena. Erreparatu datan. Matxinada Azkoitian hasi baino bost egun lehenago idatzia da, eta pieza literariorik onenaren pare, gutxi-asko, gerora gertatuko dena iragartzen du. Bere burua Donostian matxinoek jipoitutako jauntxoaren lekuan jarrita, badirudi helburua gauzak gertatu aurretik konpontzea dela, gariaren eta artoaren prezio berri eta guzti. Kontatzen duen fikziozko eraso horrek are bitxiagoa egiten du anonimo hau.

Barneko azalean, Esteban de Altuna dakar, Guarde Dios muchos años, A todos los Señores de Azpeitia; barrukoan, berriz, Al Señor Don Nicolás de Altuna.

ANONIMO BATEN ARRASTOAN, FRANCISCO DE EMPARAN (2)

“…pero duró muy poco el sosiego que esperaban los del gobierno de la Provincia y Villa, pues al muy poco rato de haber dejado las armas la gente común, en la Casa Concejil empezaron unos caseros (que no sabe de sus nombres y apellidos ni de las caserías donde viven…) y especialmente uno que según se ha informado se llama Julián de Acotegui, moviendo con desentonadas voces a los demás caseros que concurrieron, y a la gente clavetera de herreros que se unieron bien pronto y obligaron los primeros al Alcalde de esta Villa [de Azpeitia] a que soltase de la cárcel a un muchacho de Urrestilla que asistía a escribir en casa de Joseph de Vicuña, que le tenía preso por haber escrito de su puño un pasquín o carta anonima sediciosa, que días antes fue narrada por otro alcalde y que no quería declarar el tal muchacho quién se lo dictó: que a luego que lograron los que se sublevaron la soltura de este muchacho empezaron y continuaron sus pretensiones de bajar los precios de los granos…”

vicuña2-1PS: Vicuñaneko etxea, Azpeitiko Erdikale barrenean XX. mende hasieran. Bertan zegoen herriko sarreretako bat. 1923an eraitsi zuten, udalak erosi zuenean. San Millango markesarena zen.

HERRIA ALKATE, JOSSEPH JOAQUIN DE EMPARAN (2)

“… pero lejos de obedecer al Alcalde, Julián de Segurola, de la casería de Acotegui, caló la montera y empezó a proferir algunas expresiones con bastante osadía, las que no pudo oir bien el testigo por hallarse algo distante, pero habiéndose acercado le dijo al expresado Julián cómo estaba con la montera calada delante de la Justicia o del Señor Alcalde, a lo que replicó revertido de cólera, “!qué Alcalde ni qué Diablo, no hay más Alcalde que nosotros!“, o cosas de este tenor, que no pudo oir bien el testigo por el rumor que había en el grande tropel, que cada instante era mayor, pero le oyó claramante que era menester soltar al muchacho que estaba preso, este era a alguien que se atribuía el pasquín que se halló en el zaguán de la casa de Don Nicolás de Altuna.”

JOSSEPH JOAQUIN DE EMPARAN, GIPUZKOAKO DIPUTATU NAGUSIA (1)

“Dijo que entre una y dos de la tarde del día catorce de abril último, por orden del Señor Alcalde acudió el testigo a la Sala Concejil de dicha Villa [de Azpeitia] donde halló a varios caballeros y le aseguraron todos que se había amotinado la plebe de Azcoitia y que venía a atacar a esta villa. Inmediatamente se resolvió llamar a la gente de ella por los caserios a que tomasen las armas para defenderse del insulto de los de Azcoitia, y el referido alcalde envió recado al padre Rector del Colegio de Loyola con el regidor Joaquin de Agote, suplicándole se dignase enviar a todos los cantero y peones (…) Respondieron que vendrían contra la villa de Azpeitia, pero no a favor de ella”.

AZPEITIKO JAUNTXOEN ARDURAK: FRANCISCO DE EMPARAN (1)

“Y habiendo juntado una buena porción de gentes, así de caballeros como de oficiales en la Casa Concejil [de Azpeitia], se tomaron las armas que la villa tenía en ella con la munición correspondiente de balas, perdigón y pólvora, y el deponente con un oficial (…) ambos de escopetas que sacó de su casa cargadas, se incorporó a la primera partida que fue a guardar la entrada de esta villa deste Azcoitia, que se componía de Don Joseph Joaquin de Emparan, Diputado General de esta noble provincia; Don Agustín de Iturriaga, Diputado adjunto, con dos hijos suyos; Don Miguel de Alzaga; Don Joseph Antonio de Garmendia; Don Manuel de Altuna; Don Manuel de Sarove; don Francisco de Emparan el deponente, su criado y otros diferentes, quedándose otra partida de mayor número en los pórticos de la Plaza al mando de Don Vicente de Basazabal y Don Nicolás de Altuna, alcalde y fiel síndico de esta noble villa”

HARRIZKO LORE BAT INTSAUSTIN

intsaustiko bebarrua

Peñafloridako kondearen jauregiko bebarruko zorua, erreka harriz egina.

“y viendo el deponente mal parado el cuento, y que aquel exponerse sería de balde a aquellas horas, fue a buscar gente a casa del Conde de Peñaflorida, donde sabía estaba dicho Areizaga, y en ella se mantuvieron hasta que volvieron de esta villa en forma de procesión dichos tumultuados”

(Narrosen deklarazioa Barreda korrejidorearen aurrean)

APIRILAK 14, ARRATSALDEA

RELACIÓN DE LAS COSAS QUE PASARON EL AÑO DE 1766 EN EL PLEITO DE LA INMUNIDAD DEL ATRIO DE ESTE REAL COLEGIO DE LOYOLA

Hacia las 7 de la noche comenzó a venir hacia el Colegio de Loyola un gran tropel de gente con sus tambores y pífanos de Azpeitia, Urrestilla y caseríos comarcanos. Juntos todos marcharon derechos a Azcoitia para juntarse con los de aquella Villa y volver a Azpeitia todos a conseguir la rebaja de granos. Llegados a Azcoitia alborotaron otra vez la gente que ya estaba sosegada. Hablaron de quemar casas, y otras varias boberías, pero a nadie hicieron mal, y así ni hubo las quemas, heridas ni robos que suelen acompañar a los alborotos. Únicamente golpearon varias puertas y cataron poco respeto a algunos Caballeros. Pero no debe causar admiración esto en una gente que bebía vino en abundancia, teniendo los Señores cuidado de esto. Después de haber estado bobeando y amenazando a varios volvieron todos juntos a Azpeitia. En esta Villa pasaron la noche del mismo modo que en Azcoitia: amenazando y hablando mucho y no ejecutando nada de lo que amenazaban. Sacaron al primiciero de Azpeitia de su casa en camisa y, no obstante haberle disparado una escopeta que no prendió, no le hicieron mal alguno. Aquí ejercitaron también la paciencia de varios Caballeros pero sin hacerles mal alguno.

JOSSEPH MARIA DE EGUIA, NARROSKO MARKESA (1)

Dijo que…Carlos de Olascoaga, vicario, el día lunes a las once de la mañana fue a consultar con el deponente si pasaría a notificar a la dama de Leturiondo que no vendiese trigo alguno afuera, por ser este el motivo de dicho tumulto, y que haciendo esto se persuadía cesaría el motín, y le respondió que le parecía muy bien, y lo hiciese, y al mismo tiempo le preguntó si gustaba pasase al Arrabal de dicha villa, donde estaban los herreros tumultuados, y le contestó que no había necesidad.

Que a las doce y media tuvo noticia de que los tumultuados se mantenían en dicha plaza.

Sin querer retirarse por más instancias que les hacían el Rector del Colegio de la Compañía y dicho vicario, con esta noticia pasó el deponete a la casa de Martín de Areizaga, con ánimos de volver con él a la plaza, y por no haberle hallado pensó pasar a esta villa a verse con el Corregidor, pero viendo en el camino que atravesaron varios herreros de caras osadas y que no se cansaban en quitar el sombrero, no se atrevió a seguir dicho camino, y habiéndole hallado a breve rato a dicho Areizaga, volvió con él, y fueron en derechura a casa de Isidro de Arana, preso, donde estaban los tumultuados, y ambos les preguntaron qué querían, y respondió Matheo de Gárate que era preciso se bajase el precio de granos, porque estaba tan subido que era imposible poderse mantener por más que trabajasen, y le respondieron que estaba muy bien, y que pusiese el precio que quería, a lo que contesto dicho Gárate que hasta agosto se vendiese a treinta reales el trigo, y en adelanta a veintiséis, y le respondieron que se haría así, y al parecer quedaron sarisfechos dichos tumultuados, y hallandose entre ellos Juan Baptista de Urreta, dijo este que si no se ponía en practica dicha baja estaba dispuesto a perder hasta la última gota de sangre, y se procuró aquietarle, y dicho Martín de Areizaga con esta mira pasó a señalarle real por día, y hecho esto salieron de esta casa y pasaron por la del deponente.

KANPOAN ZENA ETA BERTAN ZEGOENA

Pour en revenir aux évenements évoqués, c’est-à-dire au motin, la question à poser est simple: si l’on tient pour exactes les dates enregistrées dans l’Ensayo –première publication officielle de la Vascongada-, est-il possible que Peñaflorida et son fidèle Eguía aient abandonné les réunions de Vitoria pour rejoindre les troupes qui marchaient sur Azpeitia et Azcoitia? Leur soumission aux récents décretes de Madrid ne fait aucun doute –le Règlament des élèves, dans son article XVI, le prouve bien-, l’interêt qu’ils ont à voir se développer la liberté de commerce est évident, mais peut-on pour autant en déduire que, toutes affaires cessantes, en l’occurrence les travaux de leur Société, ils se précipitent de bonne grâce vers un régiment en campagne? Il est permis d’en douter, mais cela ne veut pas dire pour autant qu’ils n’éposusaient pas les vues des tenants de l’ordre, et qu’ils n’ont pas, une fois les réunions de Vitoria terminées, suivi près les événements, à savoir l’affaire suscitée par l’arrestation, sur le parvis de l’église de Loyola, des ouvriers qui y travaillaient alors (24 avril)

(Cécile Mary Trojani, L’écriture de l’amitié dans l’Espagne des lumières: la RSBAP, d’après la source épistolaire, Presses Universitaries du Mirail, Toulouse, 2004)

PS: Azkoitian jende xehea alearen prezioa jaisteko eskatzera atera zen egun berean eman zitzaion hasiera Gasteizen RSBAP elkarteak antolaturiko hitzaldi sortari. Eta itxuraz Peñafloridako kondea han bazen ere, ezin esan Trojanik dioen bezala, “son fidèle Eguia”, alegia, Josseph María de Eguia, Narrosko III. markesa haren ondoan zenik. Josseph Joaquín de Hurtado de Mendozak aipatzen du bere deklarazioan, nola joan ziren Narros, Areizaga eta hirurak Isidro de Aranaren etxera jendea baretze aldera apirilaren 14an bertan. Ez dago zalantza izpirik. Narrosek berak maiatzaren 6an deklaratu zuen Barreda korregidorea buru zuen epaimahaiaren aurrean:

“Dijo que… Carlos de Olascoaga, vicario, el día lunes a las once de la mañana, que fue a consultar con el deponente si pasaría a notificar a la dama de Leturiondo que no vendiese trigo alguno afuera, por ser este el motivo de dicho tumulto…”

JOSSEPH JOAQUIN DE HURTADO DE MENDOZA, JAUSOROKO V. JAUNA (1)

“Dijo que el catorce de Abril último vio el deponente desde su casa [en Azcoitia] a cosa de las once y media de la mañana a Juan Ignacio Beretarvide con una escopeta entre las manos y a Matheo de Garate a tiempo que volvieron unos jumentos que habían cargado de trigo hacia Elgoibar… y respecto de que fue informado que dichos tumultuados en junta se hallaban en la casa de Isidro de Arana, fueron a ella don Martín de Areizaga, el Marqués de Narros y el deponente la misma tarde, donde los encontraron en bulla a dicho Isidro, el tambor Pedro Elías, Matheo de Garate, Manuel de Irigoien y otros varios… empezaron a decirle al deponente algunas cosas de su abuelo, que compuso a la gente de otra Machinada, y al mismo tiempo hacían varias pretensiones en confusión, y el deponente con sus dos compañeros procuraron disuadirles a que se mantuviesen quietos y sosegados, y se inclina a que por entonces quedaron acordes a que se vendiese la fanega de trigo a treinta reales y la de maíz a veinte”

PS: “José Joaquín Hurtado de Mendoza (Tolosa, 11 setiembre de 1733- Azcoitia, 21 de mayo de 1805). Alcalde y Juez ordinario (Azcoitia), siete veces entre 1748-1805. Síndico, otras siete veces. Regidor capitular. Teniente de Alcalde y de Síndico. Diputado general trece veces etc… Del solar de Mendoza.

(Vicente de Cadenas y Vicent, Caballeros de la Orden de Santiago  que efectuaron sus pruebas de ingreso durante el siglo XIX, 1993)

KASUALITATE BAT

Casualmente, los dos hechos que, en nuestra opinión, testimonian mejor “la novedad” de 1766 coinciden incluso en el día, ya que uno y otro ocurrieron en un 14 de abril. En esta fecha concreta estalla en Guipúzcoa el tumulto popular conocido con el nombre de machinada en esta misma fecha, y en un ambiente que suponemos más sosegado, se lee en Vitoria el “Discurso sobre la Agricultura Práctica”, primera proclama con la que la Sociedad Vascongada de Amigos del País sale de su casi clandestinidad. Dos formas contrapuestas de entender la realidad frente a frente, o la cara y cruz de esa misma realidad si se prefiere, tal como los historiadores avisados del País lo han venido considerando.

(Pablo Fernández Albaladejo, La crisis del Antiguo Régimen en Guipúzcoa 1766-1833: cambio económico e historia, 1975)

PS. Ez zen izan aipaturiko “Discurso sobre la Agricultura Práctica” Gasteizen 1766ko apirilean RSBAP elkarteak antolatu zuen hitzaldi bakarra, baina bai aurrenekoa.1768an eman ziren guztiak argitara, beste agiri batzuekin batera, Ensayo de la Sociedad Bascongada de Amigos del País izenarekin, Erregeri eskainia, Gasteizko Thomas de Robles inprimatzailearenean.

ensayo

Hemen dituzue kontsultatu nahi izatera:  http://goo.gl/wq4W76

PS2: Hau da seguruenik arrazoia Peñafloridako kondearen deklaraziorik ez agertzeko Matxinadako buruen kontra egin zen aurreneko epaiketan, Tolosako Gipuzkoako Artxibo Orokorrean jasota dagoenean. Paperotan, kondea ez baita agertzen deklaratzen, ez deklarazioetan, nola ba, Gasteizen harrapatu bazuen bere herrian piztu zen matxinadak. Egunetara iritsiko da, errepresioari ongietorria emateko.

EUSKALDUNOK MUNDUAN BADUGU PARERIK

1740an eta 1756-57an, herrialdeko [Ingalaterrako] eskualde askotan zabaldu ziren gosearen matxinadak. Wearmouth doktoreak hamazortzi gertakari jasotzen ditu 1756ko abuztuaren eta 1757ko azaroaren artean. Jende agurgarria larritu egiten zen, eta aipatu azken iskanbilen ostean, Carmarthenshire-ko korrespontsalak honako ohar bidali zuen Gentleman’s Magazine-ra:

      “Legeak bide eraginkorrik aurkitu ezean mendean hartzeko jende xehearen artean zeharo ohikoa bihurtu den egungo matxinada-gogoa… ez da babesik izango arpilaketari emana dabilen jendailaren kontra… Jendaila zanpatu beharra dago!!!

Baina “jendaila” ezin izan zen azpiratu, eta mendearen bigarren aldian, matxinadak indar handiagoz azaleratu ziren; batetik uztak, hobetu beharrean, narbarmen murriztu zirelako; eta bestetik, nolabaiteko jan merkeko berrogeita hamar urteren ondoren, mende erdi okerragoa heldu zelako, prezioak etengabean goraka. Hala, 1765aren eta 1800aren artean, uzta kaxkarrak izan ziren 1766-67an, 1770-1774an, 1782an, 1789an, 1794an eta 1799-1800ean. Uzta txarrena gutxi ez, eta Ingalaterra europar gerran sartu zen. Ondorioak are okerragoak izan ziren. Arroba bat garik ez zuen 36 urte horietan 55 txelinetik behera egin (…) Ez da beraz harritzekoa matxinaldiak gertatzea goiko erpin horietan. 1766an piztu ziren seguruenik gehien. Prentsak hirurogei goratik liskar jasotzen ditu bi asteko tartean.

(Georges Rudé, Jendetza Historian, 1964)

LUR JABE HANDIAK, ERRENTAK ETA ALEA NON PILATZEN ZEN

Los sucesivos matrimonios entre familias locales fueron la causa principal de la concentración de la propiedad, inmovilizada en las familias por la institución del vínculo o mayorazgo que prohibía la venta y salida de los bienes vinculados. Con esta traba legal, impidiendo el libre juego entre las clases sociales, eran escasas las posibilidades de los inquilinos de convertirse en propietarios de las tierras que cultivaban (1).

El arrendamiento se hacía por contratos escritos, por tiempo que oscilaba entre seis y doce años, y el cambio de inquilinos era mucho más frecuente que ahora. En el siglo XVIII había desaparecido la aparcería del ganado a media ganancia, que se practicaba en los siglos anteriores entre propietario e inquilino del caserío, sustituyéndose los derechos del amo por un aumento en la renta del trigo y maíz. Buena parte de los granos producidos en el territorio venían a parar a los graneros de los propietarios, detalle que es preciso recordar como una de las causas de la animosidad del elemento popular contra la clase superior, en la época de la carestía de granos que dió origen a la machinada.

(1) Aunque sean de una época posterior, juzgamos de interés los datos de un estado territorial de rentas de los propietarios en jurisdicción de Azpeitia el año 1815. La renta total ascendía a 293.366 reales reuniendo entre nueve propietarios una renta de 121.390 rs. Estos eran:

Duque de Granada, Mayorazgo de Loyola…30.254 reales.

Marqués de Narros…21.712 reales

Francisco de Emparan…13.294 reales

Miguel María de Altuna Portu…12.707 reales

Javier de Basazabal…16.653 reales

Juan Bautista de Alzaga… 10.318 reales

Miguel Maria de Alcibar…8.360 reales

Trino Porcel… 7.676 reales

Agustin María de Altuna…6.356 reales

Entre veintiún propietarios, incluidos los anteriores, con renta de más de 3.000 reales sumaban 171.842 reales. Hay catorce propietarios más, que tienen una renta superior a dos mil reales e inferior a tres mil, y con los veintiún anteriores, o sea en total treinta y cuatro propietarios suman 203.646 reales.

(Ildefonso Gurrutxaga, “La machinada del año 1766 en Azpeitia”, Yakintza 5, 1933)

FRANCISCO DE LERSUNDI ARGARAIN, AITOREN SEME (1)

“a las cuatro de la tarde del día catorce, estando el deponente de día de campo en la casería de Eguibar en compañía de la condesa y su familia Doña Ignacia Michaela de Corral Conde de Guendulain, Don Xavier Ignacio de Eguía y otros, oyó el deponente que en esta villa de Azcoitia se sublevaron los herreros, a lo que inmediatamente se puso en camino para ella, y habiendo encontrado a Don Martin de Areizaga y Don Joaquín de Egía, vecinos de dicha villa, pasó en su compañía a la casa de salutación de Isidro de Arana, donde encontró a Matheo de Garate, Ignacio Oronoz, Manuel y Antonio de Irigoyen, hermanos, a Miguel, que apodo le llaman Pepelloco, y otros, a cuyo tiempo llegó Juan Baptista de Urreta, y a estos les preguntaron que era lo que querían, a lo que clamaron la baja de granos”