Month: azaroa 2014

BIRAOKA PROZESIOARI, JOSSEPH JOAQUIN DE EMPARAN (3)

“Cuando la procesión se restituyó a la Parroquia, al pasar por la plaza pequeña oyó algunos gritos en la casa de la habitación del zapatero Antonio de Larralde menor, y según aseguró después al testigo Don Manuel Antonio del Val, médico titular de esta villa, dichos gritos los daba Agustín de Ocerin, Maestro Sombrerero, profiriendo las escandalosas expresiones de “Me cago en la Procesión y en la Justicia!“. También oyó decir el testigo que el referido Ocerin dijo a Don Miguel de Aguirre, que ya que los Clérigos o Magnates querían que subsistiera la Ley del Diablo y no la de Dios, era menester que prevaleciese la Ley del Demonio y muera la Ley de Dios (si el testigo no se engaña) cree que dicho medico oyó al expresado Ocerin estas mismas escandalosas y heréticas expresiones. Para despues de la procesión resolvió la villa dar alguna porción de vino al numeroso concurso para conseguir más facilmente por este medio su retirada a sus respectivas casas”.

PS: Agustin Ozerinjauregui Guesala bizkaitarra zen jaiotzez, Zeanurikoa (1736). Azpetiko parrokian ezkondu zen Maria Agustina Elcoreca Arreguirekin 1760an. Matxinada garaian bost urteko seme bat zuten, Agustin Antonio.

APIRILAK 15, AITA ESTERRIPAREN GUTUNEAN

“Esta mañana entró nueva gente de resfresco de las poblaciones de Urrestilla y Beizama. Estos, no contentos con lo hecho, proponían sus capítulos particulares, y muchos perjudiciales al común. Llegaron a Azpeitia y allí ejercitaron la paciencia del Señor Corregidor y demás señores con sus necedades; pero guiando el Señor Corregidor una danza con infinidad de gente de todas clases, divirtió a los necios que se pagaban de verse admitidos en una misma danza. Muy de día se retiró la gente, pero no faltó los días siguientes en el casco mismo del lugar quien, llevado por su mala crianza y del vino que se daba de balde, ejercitase a los buenos Caballeros”

Aita Anastasio Esterripa jesuitak aita Isidro Lópezi idatzitako gutuna (1766)

APAIZAK IRENTZEA, DEBAKO KAPITULAZIOETAN JASOA

“i. No pagarse el diezmo de la castaña, del ganado de cerda, ni de la manzana

ii. Que del diezmo del trigo se aparte primero lo que se siembra.

iii. Rebaja del aceite dulce de comer de 20 1/4 la libra a 18 1/4.

iv. Prohibición para los clérigos de salir de casa el día del Ave María.

v. Que si algún clérigo cayese en pecado de fragilidad le capen a la tercera ocasión publicamente”

PS: Azkoititik Azpeitira bezala, berehala zabaldu ziren matxinoen eskaerak inguruetara. Herri bakoitzean eskaera berriak eransten zitzaizkien oinarrizko kapitulazioei. Debakoak apirilaren 17an sinatu zituzten, aipatutako bost puntu berri hauek erantsita.

PRIMIZIEROAREN BELDURRA; JOSSEPH DE SUDUPE, AZKOITIKOA

“…entró el deponente en una danza que se formó aquella mañana, y yendo en ella oyó al tiempo repasar por las puertas de la casa de su habitación que gritó alguno se había de dar fuego a ella. Que por motivo de haber sido el deponente arrendador de la primicia los años últimos, le informaron varios niños que venían por la calle que los tumultuosos tenían alguna higa contra el (…) fue a ellos a cosa de las seis y media de dicha tarde de tumultos, y puestos en corrillo le cercaron al deponente y le hicieron poner de rodillas y que les besase en las manos, como lo ejecutó, y desde allí para que en el deponente no descargasen su furia dichos tumultuados, a quienes no pudo conocer por la mucha confusión que había, el Padre Joseph de Avarizquetta, Predicador de Colegio de esta villa, y el Vicario de ella le llevaron a la casa de habitación del Conde de Peñaflorida para que en ella estuviese con alguna seguridad”.

PS: Primicia: bikain, hautatu. Landa-kulturetan, jainkoari eskaini eta elizak kobratzen zuen aurreneko uztaren parte bat. Denborarekin, beste zerga bat. Axular: “Gaiñak, pikaiñak, eta hautuak bertzeren, hondarrak eta arbuioak Iainkoaren”. Plazido Mujika: “Amarren eta autatuak, diezmos y primicias”.

1766ko gertaeretan ez dira lur-jabe handiak matxinoen gorrotoaren begian daudenak, zerga biltzaile hauek baizik, uste baitzen, aleen kudeatzaile ziren neurrian, zerikusi zuzena izan zutela espekulazioarekin eta prezioek izan zuten gorakadarekin. Bi izen ageri dira batez ere deklarazioetan: Josseph de Sudupe Azkoitian, eta Josseph Jazinto de Azcue Azpeitian.

MEDIKUA ABERATSENTZAT BAKARRIK, FCO. DE LERSUNDI ARGARAIN (2)

“… y entre ellos un hombre llamado alias Gaztela, a los cuales el Alcalde de ella [de Azcoitia] les libró un pellejo de vino y pan para que bebieran y anduviesen en paz, y dicho Gaztela valió con decir que dicho vino y pan era solo para ellos, el cual se dejó decir que los Regidores y Capitulares se timaban la mano de dar precio sabroso al vino y tomar algunos regalos de los arrieros, quien asibien dijo que para qué eran las cargas de sisa y otras que tiene dicha villa, y el testigo le respondió que eran para pagar al médico y Maestro de Gramática, a lo que dijo dicho Gaztela que el médico no asistía sino a los ricos”.

PS: apirilaren 15eko goizean Azkoitiko udaletxean gertatutakoa deklaratzen Francisco de Lersundi Argarain. Bezperan Azpeitiko kapitulazioetan zen.

ANA MARIA DE IRAOLA, AZPEITIKOA

“Ana María de Iraola, nodriza de un tierno niño de Josseph Jacinto de Azcue, en cuya casa vive (…) a las diez y media de la noche del dicho día [14], entrando a la fuerza se introdujeron en dicha casa un tropel de gentes con grande vocería (…) y no conoció a persona alguna ni pudo discernir lo que gritaban”.

PS: Bitxikeria moduan, Josseph Jazinto de Azcue Loiolan zegoen Gogo Jardunak egiten Fco. Javier Folch de Cardona korregidorea 1767ko apirilaren 3an bertaratu zenean jesuitak kanporatzeko ordenarekin. Juan Bautista de Landa eskribauaren hitzak dira:

“Y habiendo asegurado éste hallarse juntos en dicho aposento todos los Religiosos residentes en dicho Colegio, y separadamente de ellos, fuera de dicho aposento y a la vista, los seis muchachos criados que servían y se mantenían en él, preguntó dicho Sr. Corregidor si había algún otro Religioso o persona dentro de dicho Colegio, y respondíndole había tan solamente unos Clérigos y Caballeros que estaban en Ejercicios, y entre ellos D. José Jacinto de Azcue, Fiel Síndico Procurador General de los caballeros nobles hijosdalgo de la referida villa de Azpeitia, D. José Antonio de Garmendia, vecino concejante de ella…”

APIRILA HILIK KRUDELENA, T.S. ELIOT

HILEN EHORZKETA

 

Apirila da hilarik krudelena, lur

Hileko lilak hazten, oroimena eta desira

Nahasten, sustrai uherrak

Udaberriko euriez eragiten.

Neguak berotan mantendu ginduen, lurra

Elur ahanzkorrez estaltzen, bizitza apurra

Tuberkulu eiharrez elikatzen.

Udak ustekabean hatzeman ginduen,

Starnbergersee gainean

Euri zaparrada batekin ailegatzen; arkupetan geratu ginen

Eta gero eguzkiaren argia jarraitu genuen, Hofgarteneraino,

Eta kafea hartu eta solasean aritu.ginen ordu betez.

Bin gar keine Russin, stamm aus Litauen, echt deutsch,

Eta haur ginela, artxidukearenean geundela,

Ene lehengusuak trineoan atera ninduen

Eta beldurra ukan nuen. Marie, Marie.

Oratu gogor, esan zuen berak. Eta beherantza!

Mendietan, han aske senditzen duzu zeure burua.

Nik irakurri egiten dut, gauez, eta neguan hegoaldera noa.

Zeintzu dira atxekitzen diren sustraiak, zer kimu sortzen da

Harrizko zarama honetatik? Gizasemea,

Zuk ezin dezakezu esan, ez asmatu, eguzkia dirdiratzen deneko

Irudi hautsi andana ezagutzen bait duzu soilik,

Eta zuhaitz hilak ez du babesik ematen, ez kilkirrak atseginik,

Eta harri lehorrak ere ez du ur hotsik ematen. Soilik

Itzala arroka gorri honen azpian

(Sar zaitez arroka gorri honen itzalpera),

Eta gauza desberdin bat erakutsiren dizut

Goizez zure atzean doan zure itzalari buruz

Edo arratsaldez zure xerka altzatzen den zeure itzalari buruz.

Beldurra erakutsiren dizut hauts eskukada batetan.

 

Frisch weth der Wind

Der Heimat zu

Mein Irisch Kind

Wo weilest du?

 

«Duela urtebete eman zenizkidan lehenengoz hyazinthoak:

Hyazinthoen neskatila izendatzen ninduten.»

— Baina hyazinthoen lorategitik, berandu, itzuli ginenean

Zure beso bete eta zure adats buztiekin,

                                                              Ez nenkien

Mintzatzen, eta oker nituen begiak, ez nengoen

Ez bizirik ez hilik, eta deusere ez nenkien,

Argiaren bihotzean isiltasuna behatzen.

Ud’ und leer das Meer.

 

Madame Sosostris, igarle ospetsua,

Kararro gaizto batekin zegoen;

Ezaguna da Europako emakumerik jakintsuena dela.

Bere karta baraxa maradikatuarekin. Hemen, esaten zuen.

Dago zure karta, Feniziar Marinel itoa

(Perlak dira behialako bere begi hauk. Begira!)

Hemen dago Belladonna, Arroketako Anderea.

Situazioetako dama.

Hemen dago hiru bastoen gizona, eta hemen Gurpila,

Eta hemen dago merkatari betokerra, eta zuri dagoen

Karta hau, zeozer eusten du sorbaldan,

Ikustea zilegi ez zaidana. Ez dut aurkitzen

Gizon Urkatua. Kontuz, uretan heriotza.

Ikusten dut jendetza handia, zirkuluan ibiltzen.

Eskerrik asko. Gure Mrs. Equitone maitea ikusten baduzu

Esaiozu neuk eramanen diodala horoskopoa:

Zuhurtzia handiz ibili behar da gure egunotan.

Ziutate irreala,

Negu goizalde bateko behelaino arrearen azpian,

Jendetza Londreseko Zubian zehar lerratzen zen, hainbeste,

Non heriotzak hainbeste eramanak zituenik ez bait nuen uste.

Hasperen labur eta infrekuenteak jaurtitzen zituzten,

Eta bakoitzak irmo zeramazkien begiak oinen aurrean.

Lerratu ziren muinoa gora eta King William Street behera,

Non Saint Mary Woolnothek zaintzen bait ditu orduak

Bederatzietako azken kanpaiaren hil hotsaz.

Han ezagun bat ikusi nuen, eta gelditu

nuen, oihuka: «Stetson!

Zu ere Mylaen egon zinen itsasontzietan!

Igaz zure lorategian landatu zenuen gorpu hura,

Hasi al da kimutzen?Aurten loratuko ote da?

Ala ustekabeko ihintzagarrak hondatu zion ohantzea?

Oh! Atera ezazu kanpora txakur hori, gizasemeen adiskide da eta.

Edo hatzaparrez desehortziko du berriz ere!

Zu! hypocrite lecteur! —mon semblable,

                                                —mon frère

 Itzulpena: © Joseba Sarrionandia

(T.S. Eliot euskaraz, Hordago, 1983)

ADJEKTIBOEN ZIMURRAK; DOCTOR CAMINOREN KRONIKA

“Nada basta muchas veces un acertado gobierno para precaver la ciega prevaricación del vulgo alucinado con el fanatismo. Así comprobó una triste experiencia en el reinado de Carlos III, que, aunque tan próvido, sufrió el año 1766 algunas conmociones populares, suscitadas por unos hombres de ínfima ralea. Madrid mismo y Zaragoza se vieron consternados por aquel tiempo a causa de una peligrosa fermentación, cuyo fuego había encendido en ambas capitales la furia del populacho temerario y arrojado. Referir aquí los excesos cometidos por una infame turba en la metrópoli de Aragón, los robos, los incendios y otras ejecuciones trágicas, sería ajeno de nuestro intento; solo sí diremos que la nobilísima y fiel Provincia de Guipúzcoa vio por aquella época levantarse en su distrito algunos movimientos sediciosos que amenazaban a la pública tranquilidad, suscitados por la gente más baja a resultas de la escasez de granos y arreglo de medidas. Este peligroso tumulto, que si no se hubiese tirado a atajar desde los principios, ahogándole en su cuna misma, hubiera, sin duda, perturbado la quietud de las repúblicas, tuvo su fatal principio a 14 de Abril de 1766 en la insolencia de algunos herreros de Azcoitia, que amotinados entre si ejecutaron mil injustas extorsiones en aquella ilustre villa, obligando de viva fuerza a sus constituyentes a que bajasen el precio a los granos, y alterasen las medidas que se hallaban empadronadas ala de Ávila. Propagóse repentinamente el fuego de la disensión a la villa de Azpeitia, a donde pasaron los insurgentes de Azcoitia a media noche, obligando indignamente y con violencia a un caballero principal y tres sacerdotes a que les precediesen con hachas encendidas y una bandera, que llevaba uno de dichos sacerdotes. En aquella primera república fueron juntándose hasta 1500 a 2000 sediciosos de diferentes pueblos comarcanos, cometiendo los mayores atropellamientos, efecto de su obstinación, sin que bastasen las fervorosas amonestaciones de personas las más caracterizadas, y calificadas con el sacerdocio, entre ellas el cura de la parroquia D. Ignacio Amotegui, a extinguir la llama abrasadora de estos levantamientos, que se fueron difundiendo con rápido progreso por otros lugares de la Provincia. Arrebatados del espíritu de furor, y fuera de si, hicieron terribles amenazas de que se meterían en número de 7000 hombres en la villa de Vergara para matar algunos caballeros, y que darían fuego a las Reales Fábricas de Placencia. Rompieron a palos todas las medidas de granos que amontonaron en la plaza de Azpeitia, y hecha esta hazaña y la violencia de penetrar en algunas casas principales de aquella villa subiendo por los balcones, quebrantando ventanas y vidrieras con ánimo de ensangrentar su cólera y quitar la vida a sus dueños, quisieron interesar a la Religión misma en los criminales desahogos de su furia, clamando se dirigiese una procesión solemne con la imagen de San Ignacio a su gran Santuario de Loyola. ¡Extrañas inconsecuencias de un vulgo desbocado y pertinaz: querer santificar unos excesos tan enormes con el falso pretexto de piedad y devoción, pero no las primeras oidas en el mundo!”

(Joaquín Antonio de Camino y Orella, Historia Civil-Diplomática-Eclesiástica antigua y moderna de la ciudad de San Sebastián, Cap. XXVII, Aurrera, 1780).

JOAQUINA DE CENDOIA, SAN MARTIN ERMITAKO SERORA

“Dice que el dia quince de abril último por la mañana, a cosa de las siete horas, fueron a dicha ermita Juan Ignacio de Beretervide; un hombre que por apodo llaman Catarro y el criado del boticario de de dicha Villa [de Azcoitia], y los dos primeros, según oyó decir la deponente a su sobrina Josepha de Juaristi, repicaron las campanas de la referida ermita llamando a rebato, en cuyo tiempo saltó de la cama en que se hallaba y preguntó a dicho criado del boticario que le vio separado, qué es lo que traía, y le respondió que no había nada, pues dichos Beretervide y Catarro tocaron la campana para el recoje de medidas, y al punto la reconvino a la deponente dicho Beretervide, haciéndola cargo por qué no había repicado las campanas la noche antecedente, y le respondió que al ruido de pífano y tambor no se repicaban las campanas, que es lo que puede decir”.

PS: Juachina Cendoia Yraeta (Azkoitia 1710-Azkoitia 1779)

KAPITULAZIOAK ITZULITA EMAN BEHARRA; FCO DE EMPARAN (5)

“porque toda la noche los pocos que quedaron en las calles y plaza [de Azpeitia] continuaron en sus inquietudes, repicando campanas a rebato, amenazando con fuego y batiendo puertas cerradas con palos, y tuvieron en un puro sobresalto a todas las personas de distinción, Jueces y Ministros. Que la mañana siguiente vinieron también a la misma plaza pequeña desde la población de Urrestilla y caseríos muchas partidas de hombres con sus palos, y tal cual con escopeta, sublevados que compondrían en todo el número pasados de dos mil, y con estos hicieron también los republicanos los capitulados que pedían, concediendo en substancia cuanto se les antojaba o imaginaban, y en esto dádose al público dicho Señor Corregidor, las leyó el mismo, para mayor satisfacción de los sublevados, y por apaciguarlos (…) en lengua castellana dichos capítulos, ofreciéndoles el cumplimiento, y les explicó en el idioma bascongado don Ignacio de Amotegui, presbítero beneficiado de la Parroquia de esta villa [de Azpeitia]”

FRANCISCO DE AMUSATEGUI, AZKOITIKO ESKRIBAUA

“Que el día siguiente martes por la mañana, estando el deponente en la Casa Concejil deotra villa con el Señor Alcalde deotra villa extendiendo las capitulaciones que se hicieron con los sublevados, que ya no subsisten, ni papel esta razón para en poder del deponente por haberlo rasgado por orden de dicho Señor Alcalde, se rompieron por los amotinados las medidas de la villa y otras diferencias particulares en los soportales de la Casa Concejil”

IMG_20141102_190759

AZKOITIKO KAPITULAZIOAK PUSKATU; JOSSEPH DE OLANO ALKATEA

“Que al día siguiente, martes, fue el deponente a la Casa Concejil de dicha villa, y en ella, por el bien de paz y sosegar a la gente que se hallaba tumultuada, se vio obligado a firmar un papel de capitulaciones que en día de hoy no existe por haberse hecho pedazos, poniendo el precio de veintiséis reales de vellón a la fanega de trigo y dieciséis a la del maíz, reformando las medidas arregladas a las de Avila y concediendo indulto que cuanto habían ejecutado”.

AZPEITIKO KAPITULAZIOAK

kapitulazioak

En la villa de Azpeitia a quince de abril de mil setecientos sesenta y seis; los Señores del Regimiento y otros vecinos de voz y voto, deseando contribuir al alivio del público de acuerdo con diferentes señores eclesiásticos, determinaron fijar el precio de trigo a vientiséis reales de vellón fanega, y el de maíz a dieciséis reales de vellón, sin que se pueda subir de estos precios en tiempo alguno, todo de la medida mayor antigua.

Asisimo atendiendo al mismo beneficio público, acordaron suprimir todas las medidas nuevas, y que todas sean de  la medida antigua.

Igualmente atentiendo a la representación que hicieron los de Azcoitia, se acordó que de parte de esta villa, unida con la de Azcoitia, se pida a la primera Junta General que se igualen las pesas de las alóndigas y ferrerías, para que nadie experimente las quiebras que ocasiona esta diferencia.

Que la primicia administre la villa sin poner en almoneda, y en nombre de todos los dichos Señores firmo el dicho Señor Alcalde, y en fe de ello, yo el Escribano.

Asimismo dijeron que se entienda decretado el establecimiento de la venta de aguardiente y mistela en cualquier parte como en lo antiguo, así en esta villa como en su población de Urrestilla, entendiéndose también la venta de abadejo y aceite.

Que así bien no se extraiga grano alguno de la cosecha de la jurisdicción de la villa, y que si alguno furtivamente extrajere y algún vecino o morador de esta villa llegare a cogerlo o embargarlo, la mitad de los que así se cogiere sea para el denunciador y la otra mitad se ponga en la alóndiga a los precios arriba mencionados.

Que en las jurisdicciones de esta villa puedan cortar libremente la argoma necesaria para el abono de tierras.

Que las talas se examinen de corte a corte, pero que habiendo algún exceso pague el daño.

Don Benito Antonio de Barreda

Don Bicente de Basazabal

Don Ignacio de Ansotegui

Don Agustín de Iturriaga

Manuel Antonio de Oiarzaval

Agustín Josseph de Zavala

Ante mi, Ignacio de Mandiola

14 GAUA HURTADO DE MENDOZAREN ARABERA (2)

“Que al anochecer de dicho dia catorce vio el deponente cómo varias gentes de esta villa [de Azpeitia] pasaron a la de Azcoitia, entre quienes unicamente conoció a Ignacio de Basterreche, alias Sancaluce; Vicente de Larralde, preso; y a un cantero que trabaja en la obra del Seminario de Loyola, largo de cuerpo, cara flaca y seca y vastamente encendido el color, y reparó que metieron mucha bulla (…) gritaban con las voces de quemar, matar, y arrancando o derribando la puerta de la torre del campanario, repicaron las campanas (…) y en vista de que no podían apaciguarlos, se unieron a ellos (…) y vinieron a esta villa [de Azpeitia] Don Josseph Joaquín de Izaguirre, presbítero, con una bandera que le dieron; Don Ignacio Furundarena y Don Francisco Javier de Urvieta, presbíteros, y el deponente en medio de todos ellos, y habiendo llegado a cosa de las diez horas de la noche a la Plazuela de esta otra villa se hicieron con los del gobierno de ella ciertas capitulaciones a que se remite, y logradas estas a su placer, volvieron otra noche a la referida villa de Azcoitia”

NOLA SINATU ZIREN AZPEITIKO KAPITULAZIOAK

“Entre las 11 y las 12 [de la noche] se sintió el ruido de pífanos y tambores, empezó la gente a gritar “¡ya vienen los de Azcoitia!”, y a querer salir a encontrarse con ellos (…) Se fueron a la casa de Josseph de Amotegui y firmó en ella el papel conforme le pedían, quien se lo entregó al testigo y este que iba con Josseph de Izaguirre, sacerdote de Azcoitia que traía la bandera de aquella villa y el señor Josseph Joaquín de Hurtado y Francisco de Lersundi Argarain, estaban de pie, sobre unos asientos de piedra que hay al entrar en la casa del Señor Corregidor. Otro caballero leyó en voz alta el contenido de aquel papel y todo el (…) su satisfacción”.

“Dice el testigo que había gente bebiendo en el soportal del Torreón y sus inmediaciones (…) gritando bulla y amenazando”.

IMG_2267

IZEN BATZUK ZARATAREN ERDIAN

“y sacaron entre algunos de su casa en sola camisa y calzones a Antonio de Gorostizu, alias Parábola, con resolución de colgarle de una de las rejas de la Casa Concejil juntamente con los molineros de Emparan y Soriasu (sic), y forzaron la casa de Don Josseph Jazinto de Azcue y de Doña Jossepha Antonia de Oyarbide, gritando que habían de matar a estos e incendiar otras casas, de forma que anduvieron toda la noche en un continuo alboroto por las calles y la plaza (…) de otras capitulaciones hechas a media noche, repitiendo el tocamiento de campanas a rebato y gritando con golpes en las puertas “¡fuego, fuego!” y otras amenazas”

PS:

a) Antonio de Gorostizu y Arrazubia primizieroa zen, hasikinak jasotzea zuen betebehar. Bere eskuetan zegoen batutako alearen parte handi bat. 1719an jaioa Azpeitian, 1768an hil zen. Maria Theresa de Echenique y Porturekin ezkondu zen 1755ean Azpeitian bertan.

b) Josseph Jazinto de Azcue y Veroiz (Azpeitia 1734) Manuela Altuna Ossarekin ezkondu zen. Manuela, besteak beste, 1772-1775 tartean Azpeitiko barrutitik diputatu izan zen Nicolas de Altunaren arreba zen, eta ustez Vicuñaneko etxean idazkarigai zegoen urrestildarrak idatzitako anonimoaren hartzaileetako batena.

c) Josefa Antonia de Oyarbide Abendaño y Estenga jabe handietako bat zen; Vicuña etxeko Joaquin de Vicuña y Plazarekin ezkondua, alaba bat izan zuten, María Ana Joaquina de Vicuña y Oyarbide. Hau 1744an Joaquín de Aguirre y Porcel, Gipuzkoako Diputatu Nagusi ohi eta San Millango V. markesarekin esposatu zen. Vicuñatarren eta San Millangoen arteko lotura hau ez da erakusgarri bat baizik ikusteko nola hazi ziren ezkontza politiken bidez fortuna handiak XVIII. mendeko Gipuzkoan.

KAPELAZURIAK. KAPITULAZIOAK SINATU AZPEITIAN, FCO. DE EMPARAN (4)

“y el deponente, al llamar en la puerta de su casa vio, aunque a obscuras, el bulto de algunas personas que estaban cerca y al costado de dicha puerta, y otro, que dijo uno a quien no conoció: “¡Este también es de gorro blanco!”. Y al punto reparó que se le acercaba uno, y aunque con temor de lo que había de hacer, se mantuvo en el mismo paraje esperando le abriesen la puerta de su casa, y el que así se le acercó (a quien por entonces no conoció), sin hacerle ninguna mala demostración, le dio de beber vino, y lo cató el deponente, y en acción de gracias, o por miedo, le dio al tal una peseta para que con ella bebiese un trago con sus compañeros… Que a cosa de las once y media de la misma noche vino a la Plaza donde viven el Señor Corregidor y el deponente un tropel grande de personas sublevadas de Azcoitia con su bandera, sin duda con los que de aquí fueron a traerles, y vió el deponente desde la ventana de su casa la publicación del capitulado que lograron del Alcalde de esta villa sobre el precio de granos, y vio también que a poco rato de la publicación el sacerdote que tenía la bandera se enderezaría para volver a Azcoitia y que le seguía muchisima gente”